lunes, 6 de febrero de 2017

Reseña: Un millón de gotas de Víctor del Árbol





Título: Un millón de gotas
Autor: Víctor del Árbol
Editorial: Destino
Género: Novela contemporánea / Novela negra
Num pags: 672

Sinopsis
Gonzalo es un buen hombre. Quiere a su familia, es un abogado laborioso, una persona sin nada que ocultar. Pero nadie puede ser tan transparente en un mundo donde la inocencia no existe. Tras recibir la noticia del suicidio de su hermana Laura, con la que la unía una profunda relación en la niñez que se truncó al hacerse mayores, hasta el punto de perder por completo el contacto, Gonzalo deberá volver a su pasado, al de su padre Elías, que siempre ha mantenido bien guardado.
Ese viaje del abogado nos llevará de la mano desde los tiempos de las grandes utopías en La Unión Soviética en los años 30 a la guerra civil, los campos de concentración de Francia, la II Guerra Mundial y la resistencia interna contra Franco. Pero Gonzalo nos llevará mucho más lejos: nos llevará a trazar un mapa exhaustivo de la condición humana, a conocer una historia de amor increíble, la traición, la culpa, y en fin a un mundo donde la memoria es una invención que nunca es del todo cierta.

Opinión
Supe de esa novela a través de una magnífica reseña en el blog Cielos de papel y Lidia, como sabe que de mi gusto por la historia del siglo pasado, me la recomendó con ganas.  He tardado en ponerme con ella y más aun en terminarla.  Es una novela dura, pero ha merecido la pena.

En el mundo de los libros están los que dan lo que desde un principio ofrecen, los que pegan un giro a la mitad y luego, esos que te sorprenden al principio, a un tercio, a mitad,  para  ya no parar de hacerlo.  Un millón de gotas es de los últimos. 

Un millón de gotas empieza con una muerte, una investigación de asesinato, detectives típicos de novela negra, familias rotas, personajes dolientes, matones de nombres impronunciables…y en el pasado, jóvenes con ideales que creen poder cambiar el mundo.  Pero esta novela, como el mundo, no es lo que se espera.

Víctor del Árbol es detallista al escribir, minucioso, descriptivo, sus diálogos son precisos y de palabras justas, a veces incluso cortantes, los personajes evolucionan de manera tal que es difícil reconocer en ellos al que leíste en las primeras páginas.

El libro nos lleva a saltos de los primeros años del siglo XXI a sucesos acaecidos en Rusia, España y Francia entre 1930 y 1950 (purgas rusas, nazismo, campos franceses, Guerra Civil...).  Años estos, tan convulsos, detallados por el autor de una manera que el lector siente cada cosa y es capaz de ver, aunque quizá no comprender los actos del protagonista.  Unos personajes reales,  que no se ven idealizados y que vemos bajar a los infiernos de las más variadas formas.  Es este descenso y su evolución, lo que me ha gustado y dolido, su realismo y crudeza.  Quizá en  otros libros, un final salvador hubiera valido, o una visión redentora a tiempo habría hecho de algunos personajes personajes  seres aceptables, pero aquí la realidad impera y la sensación de “humanidad”, de realidad, que hay en toda la historia es lo que me ha conquistado y paradójicamente, lo que ha hecho que más me costara seguir con el.

Campo de Argelés 
En la novela encontramos muchos temas básicos: la familia, el amor, la venganza, el peso de la historia.  La vida de los personajes y sus sentimientos se ven condicionados sin que ellos lo sepan.  Sus ilusiones y sueños, tan comunes como los de cualquiera, sus personalidades pacíficas... se ven sobresaltadas, atacadas por cosas que le son ajenas.  Con todo esto, el autor ha creado unos personajes que el lector tendrá que aprender a apreciar, entender y valorar.  He de ser sincera al admitir que me ha costado hacerme con algunos y ahí ha estado parte de  mi problema con la historia.  Una cosa era el impacto que producían en mi, que era mucho, otra que les llevara conmigo una vez cerrado el libro.

Gonzalo, un hombre de apariencia gris, ve como su vida cambia por la muerte de su hermana y una investigación que tiene que ver más con su vida de lo que cree.  Elías en el pasado, parte con ilusión para intentar hacer del mundo un lugar mejor sin saber que a veces las cosas no son como uno espera y es con él con quien recorremos ese siglo XX de aristas y dolor.  El poder de la historia, de los grandes hechos y de los pequeños, sobrevuela la novela de tal manera que teje una tela que el autor maneja con una precisión increíble, logrando que no quede ningún cabo suelto, ningún personaje sin sentido.

Una de las cosas que valoro enormemente es esta parte histórica.  Del Árbol nos introduce en un periodo realmente crudo que se desconoce bastante y que, como muchos otros, parece querer ser ocultado hasta que ya no queden testigos.  Como amante de la historia como algo que debe ser preservado sin miedo, sin interpretaciones oportunistas, para que quede como reflejo de errores y aciertos, he valorado de una manera especial el episodio de Názimo con toda su crudeza y dolor.

Un millón de gotas ha sido un lectura que me ha costado por muchas razones, por lo duro de algunas escenas.  Con esto no quiero decir que el autor se recree en el drama o lo desagradable, no es eso.  Lo que sí es cierto, es que hay hechos que son duros por si solos, no necesitan maquillaje ni fuegos artificiales que los adornen y estos son los que mas me cuestan.  Una novela que destila verdad de sentimientos, de emociones, donde los personajes evolucionan de forma real (aunque sea a un lado lleno de sombras), donde el amor lanza destellos tímidos de fugaz esperanza, donde la amistad aparece de vez en cuando donde menos se la espera, donde el ser humano pude ser de todo menos humano, o quizá es demasiado humano y sobrevivir es su único fin y entonces ¿quien es capaz de juzgar a aquél que ha de decidir en entre vivir o morir?.  Este tipo de novelas me cuestan, me gustan, pero me cuestan.  Me emocionan, pero me cuestan.  Y pese a todo, las agradezco.


"Porque eso, ahora lo entiendo, es lo que siempre fuimos. No héroes, no villanos. Solo hombres y mujeres. Y vivimos.
Bien sabe Dios que vivimos donde muchos perecieron."


Para mi ha sido una sorpresa, diferente, dura, entretenida, de la que he aprendido y aunque no lo parezca he  disfrutado.  Me ha descubierto un escritor del que quiero leer mas, pero que no negaré, me ha hecho sufrir bastante.

¿La recomiendo? Sí, pero no creo que sea para todo el mundo.

Estantes de papel

5 comentarios:

  1. Creo que es el tipo de novela que me gustaría. Me la apunto e igual salto unos cuantos de la lista de pendientes para adelantarla.
    Gracias por la reseña. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merece mucho la pena. Como digo, ha sido una sorpresa por muchas razones. Y si te animas espero que la disfrutes.
      Besines

      Eliminar
  2. Hola, Cris
    Creo, y no sé si me equivoco, que ésta es una de tus reseñas más sentidas, más emocionales, que has hecho. Y me ha encantado.
    Porque Un millón de gotas es justo eso: te coge del cuello y te muestra una realidad desagradable, una degradación continua, un dolor palpable.
    Hay libros que duelen, pero como a ti, me gusta poder leerlos y dejar que me dejen su marca. Aunque sufra, sin arrepentimientos. Y luego está la fantástica pluma de Víctor del Árbol, que eso ya son palabras mayores.
    Me ha encantado leerte. Lo repito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Pues sí, me ha costado un pelín hacerla. No sabía bien como sacar todo lo que me ha provocado el leerla. Eran muchas cosas y algunas contrapuestas. No es un libro sencillo, ni una historia con personajes fáciles. Pero ha estado bien leerla y te lo agradezco, sin tu recomendación lo mas seguro es que ni hubiera reparado en ella.
      Besos

      Eliminar
  3. me gusta como describes lo que te gusta

    ResponderEliminar

¿Sabías que este blog crece gracias a tus comentarios?.
Opiniones diferentes, o iguales, todas tienen su lugar y
disfruto con cada una de ellas.
Venga, anímate. Hagamos este sitio más divertido
¡Besazos!