lunes, 7 de noviembre de 2016

Reseña: Las bellas extranjeras de Mircea Cărtărescu





Título: Las bellas extranjeras
Autor: Mircea Cărtărescu
Editorial: Impedimenta
Num pags: 256

Sinopsis
Mircea Cartarescu, autor de las visionarias Nostalgia o Lulu, aborda tres relatos magistrales, cargados de un humor amargo y brutal. El volumen se abre con «Ántrax», que narra, en plena paranoia post-11-S, cómo el autor recibe un sospechoso sobre desde Dinamarca, hecho que moviliza al kafkiano establishment policial rumano. En «Las Bellas Extranjeras», indudable pièce de résistance del volumen, asistimos al delirante viaje del autor en compañía de once escritores rumanos a tierras francesas, un descenso a los infiernos que alcanza, por momentos, la grandeza de lo grotesco. En «El viaje del hambre», un joven Cartarescu aspirante a poeta en la época previa a la caída del comunismo, es invitado por un grupo de escritores de una ciudad de provincias y se ve arrastrado a un sinfín de situaciones absurdas con el estómago vacío y muerto de frío.
Un libro magistral por el que desfilan escritores, artistas, policías, estudiantes, funcionarios culturales y hasta fantasmas: tres relatos cargados de un humor que nos lleva de la sonrisa cómplice a la abierta carcajada.

Opinión
Impedimenta, como ya he comentado en otras ocasiones, es una fantástica editorial que me ha servido más de una vez para conocer autores.  He de confesar que no he  leído mucho, o más bien nada de literatura rumana y cuando supe de este libro me pareció interesante. 

Mirando por internet, algunos comentaban que este título, si bien no es muy característico de la escritura del autor, si es una buena manera de iniciarse el él y por mi parte siempre me ha gustado comenzar con autores desconocidos mediante relatos o historias breves. Así que esta era mi oportunidad perfecta.
Aunque no suelo hablar de autores por aquí, creo que esta vez si que conviene hacerlo de manera breve.
Autor nacido en 1956 es considerado uno de los mejores escritores de su país.  Es prosista, poeta y crítico literario, conferenciante y catedrático de Literatura rumana en la universidad de Bucarest.  Ha recibido varios premios nacionales e internacionales, entre ellos el Premio Euskadi de Plata  que otorgan los libreros de Guipuzcoa precisamente por  Las bellas extranjeras.  Otras novelas suyas como Nostalgia, Lulu o El castaño de nuestro amor también están publicadas por la editorial Impedimenta y lo mismo caerán pronto entre mis lecturas.
Mirando reseñas de otros lectores y libros suyos, he visto como alababan sus manera directa, humorística, un tanto desencantada de escribir, "una narrativa que engancha", es el comentario que encontraba con frecuencia y que he podido comprobar por mi misma.

Las bellas extranjeras es el título de uno de los tres relatos que componen esta publicación y el de mayor extensión, más de la mitad del mismo.   Las tres comparten un sentido del humor satírico, un tanto exagerado en ocasiones, con un poco de ironía, que se mezcla con párrafos críticos y nostálgicos.  El mismo autor en su introducción pretende alejar de sus páginas a todos aquellos carentes de sentido del humor, pero a la vez teme que diciendo esto precisamente se acerquen en manada a leer sus páginas (solo esto ya marca el tono del mismo).

Antrax es un relato ambientado en esos meses de paranoia post 11S al que siguieron los episodios de envíos de Antrax a distintas zonas y que el autor usa para hacer reír y criticar al mismo tiempo.  El mismo se ve envuelto en un episodio en el que al recibir un sobre sospechoso desde Dinamarca (lugar donde solo conoce a Hamlet), hace lo único responsable para no ser el culpable de una epidemia a nivel nacional, llevarlo a la policía.  En ese momento se ve envuelto en una situación mitad El castillo de Kafka, mitad Vuelva usted mañana de Larra donde vemos a un ciudadano preso de la burocracia.  Todo esto provocanto escenas divertidas y a veces grotescas.

Las bellas extranjeras cuenta el viaje del autor junto con once compañeros escritores a Paris,  ellos son en realidad las bellas a las que hace referencia el título.  Un relato lleno de ironía, referencias al mundo de los autores y sus pullas (es curioso como el autor siente el menosprecio de sus compañeros escritores por su manera de escribir y el retrato que hace de los aprecios fugaces entre autores), de los libros y las dificultades económicas (muchas de ellas propias de pertenecer a un país socialista en una determinada época), de esas giras que se ven obligados a hacer a veces en condiciones bastante risibles,  a los prejuicios que causa su aspecto físico tan moreno de pelo y piel.  Algunos párrafos son tristes, otros hilarantes y algunos que hacen referencia a esa admiración hacia otros autores anteriores y a la supervivencia de los nuevos. Todo con una honestidad, tanto de ideas como de lenguaje, que engancha. Aquí dejo una prueba.

Boulevard Raspail, Paris

Y ahora, en París, mientras nos dirigíamos en grupo hacia un restaurante argentino, con un viento violento que hacía crujir a los plátanos desnudos alineados a lo largo de los bulevares, pensaba que nosotros, los escritores adocenados de las Belles Étrangères, seríamos en algún momento, antes de lo que creemos, historia literaria como todos los que nos han precedido. Que los poetas más jóvenes de hoy en día, que dentro de unas décadas serán hombres maduros, se mostrarán orgullosos de habernos visto, al menos a algunos de nosotros, y dejarán testimonio de que existimos de verdad y de que éramos gente como ellos, vestidos con ropas normales.



Desde luego, de los tres relatos este es el que más me ha gustado.  Su lenguaje rico pero accesible, su cercanía, la manera de “desnudar” sentimientos y recrear situaciones.  Los recuerdos se mezclan con las andanzas del viaje de estos doce autores que van a parar a lugares de lo más peculiares, conociendo a su vez a personajes pintorescos como un traductor que no tiene ni idea del idioma que ha de traducir, o situaciones hirientes como cuando quiso cambiar el cheque de viaje por dinero y su aspecto se lo puso difícil... 
Un relato por el que merece la pena leer la recopilación.

El viaje del hambre, es el tercero y último (y creo que el de menor extensión).  De todos es el que menos me ha gustado, quizá la parodia ha alcanzado un nivel demasiado alto y mira que a mi el absurdo me gusta mucho, o quizá el nivel onírico de cierta parte del relato no ha sido para mi.  

En este tercer relato,  un joven Mircea es invitado a una lectura en un pueblo bastante alejado de su residencia habitual.  Acuciado por la soledad y la falta de todo lo básico, decide acudir ya que no ha de pagar el billete de tren.  Allí se topará con unos personajes inverosímiles que tras tenerle un día sin comer, a base de alcohol , llevándole de acá para allá, le proporcionaran los dos días más extraños de su vida de los que años después aun se seguirá acordando.
Una narración con encanto pero que no ha logrado llenarme tanto como los anteriores.   Puede que el problema ha radicado en que me he leído los tres seguido y Las bellas extranjeras había dejado el listón muy alto, así que recomendaría no leerlo seguido como he hecho yo para que no pase lo mismo. 

Resumiendo,  este es un libro con el que he disfrutado mucho, una de esas lecturas que de vez en cuando necesito, un cambio de ritmo, de tono… no se  si me entendéis.  Mircea Cărtărescu en estos relatos no tiene una narración pesada, pero si puede resultar difícil por las referencias a situaciones sociales, a escritores patrios que no se conocen por estos lares y que has de mirar en las anotaciones, pero no molesta gracias a su humor y lenguaje divertido y directo que usa en todo momento.

Me ha dado pena, mientras leía, el no conocer las referencias, el darme cuenta de mi incultura en lo referente a la literatura de este país (y de otros muchos ya de paso).  Solo espero poco a poco ponerle remedio y desde aquí os animo a que probéis con alguno de estos relatos, de verdad que merece la pena.

Un grato descubrimiento

Estantes de papel

2 comentarios:

  1. ¡Hola, Cris!
    Siempre que traes estas novelas tan alejadas de las lecturas del resto de blogs que sigo, yo soy la que me siento un poco inculta. Ya te lo dije un día. A veces me gustaría salir de mi zona de confort y arriesgarme con ellas.
    Me la llevo apuntada.
    PD: Desde que hablaste de esta editorial siempre hojeo sus libros cuando los veo en alguna estantería. A ver si un día me llevo alguno a casa ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lidia!
      En tu blog tienes bastantes entradas de libros de poesía actual, algo que desde luego se aleja bastante de blogs que ambas seguimos y que no se puede calificar de "incultura".
      Todo esto no es mas que una cuestión de gustos, de arriesgar un poco de probar a ver qué hay ahí fuera y ver qué nos provoca a nosotros al introducirnos en sus páginas.
      Desde luego, por aquí habrá de todo un poco y se que este tipo de entradas tendrán menos público pero es lo que leo y espero que a alguien le llegue aunque sea un poquito.
      Gracias por comentar y por enseñarme tantas lecturas en tu sitio
      Besos

      Eliminar

¿Sabías que este blog crece gracias a tus comentarios?.
Opiniones diferentes, o iguales, todas tienen su lugar y
disfruto con cada una de ellas.
Venga, anímate. Hagamos este sitio más divertido
¡Besazos!