jueves, 28 de mayo de 2015

El día en que me tiraron el techo

Aquí empieza un no-diario en el que publicaré esas cositas tontas que me pasan a veces o pensamientos que no tienen cabida en otro lugar del blog.  Ombliguismo puro y duro


Pues sí, me tiraron el techo en sentido literal no es broma.  Por una avería, llevaba yo tiempo esperando a que me cambiaran el techo del baño y ayer fue el día elegido.  Fecha que quedará marcada con gran alegría y alborozo en el calendario.
Tras dejar a los obreros solitos para hacer su trabajo, me dispuse a hacer yo el mío. Algo un tanto difícil con los golpetones que anunciaban poco más, que la inminente caída de cuatro pisos sobre mi cabeza. Tras horas oscilando entre el aguante y la desesperación, este era basicamente mi estado de ánimo.


Pero no podía dejarme vencer por el desánimo, cada vez quedaba menos y cuando por fin anunciaron que habían terminado, ilusa de mi, me alegré.   Al salir, una fina capa blanca cubría el suelo y sonrientes (y puñeteras) gotas blancas cubrían algunas partes de las paredes, mampara y otras partes del baño.
¿Donde están las hadas del bosque cuando mas se las necesita? ¿o la barita de Harry Potter? ¿el genio de la lampara? ¿o el macizo de turno? que de verdad, que en ese momento solo quería sus músculos para que me limpiara las partes altas de las pareces y rascara sin freno allí donde no podía.  El sexo se quedaría para otro momento.  Pero no, no había nada de eso.
Así que me encaramé a la escalera recordando a Julie Andrews y su:
Climb every mountain,
Ford every stream,
Follow every rainbow,
'Till you find your dream
                                                      
Al cabo de tres horas, agotada terminé en el sofá.  Allí decidí ver una peli, lo de leer estaba descartado, digamos que las manos no podían sostener nada de nada.  No sabía muy bien cual ver, ya que las neuronas, no muy activas de por si, estaban amuermadas por el polvo y el jaleo.  Fui descartando las opciones poco a poco.  Una por demasiado humor, otras por todo lo contrario, otras por que no me apetecía en ese momento el tema hasta que di  con la indicada,  "El Hobbit: un viaje inesperado".  Uno de los motivos era, que seguro que después del viaje estaban mas agotados que yo (ya se sabe que mal de muchos...) y otro sin duda alguna era este.


Así que entre carreras, orcos, arañas, magos del bosque, magos blancos con alma pelín de aquella manera, magos buenos, elfos místicos, enanos guerreros y fuertotes y un hobbit que puede hacer mas de lo que piensa pasé la tarde y mis dolores artríticos viejunos.
Lo cierto es, que la película me gustó mas de lo que esperaba. Y más después del enfado que me pillé con el director por lo que hizo con el personaje de Faramir en el "Señor de los anillos", algo que aun no le he perdonado.  Esta me entretuvo, y ya me ha quitado la duda que tenía en lo referente a sacar tres películas de un libro tan fino como el Hobbit.  Libro que por cierto he pedido a mi hermana para releer, espero que pronto.
Lo mas gracioso fue ver como me movía una vez terminada la película, creo que cualquiera de los enanos tenía mas arte y gracia que yo.
En fin, un día maravilloso que espero tarde tiempo en repetirse. Claro que me quedan las dos siguientes películas, pero espero verlas en mejores circunstancias.
Nos vemos!!!

7 comentarios:

  1. Qué poca envidia nos das, Cris. ¿El techo? Válgame Dios.
    Sin embargo, si eso te ha servido para ver la primera película del Hobbit, de algo habrá servido ;)
    La verdad es que una no la ha visto y la otra sí. La que lo ha hecho se vio la primera obligada (es un fastidio que no se pueda ver las pelis siempre del gusto de una). Al final cayeron las tres. Quizás no eran tan buenas como el Señor de los anillos, pero entretuvieron (sin Armitage no hubiera sido lo mismo, aunque fuera de enano).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No os doy envidia? que sosas que sois, desde luego...
      Pues si, ya veis aquí el que no se consuela es porque no quiere. Llevaba tiempo queriendo ver la peli y ese fue el día elegido. Golum está mas conseguido en esta,sus gestos son mas reales y me encantan los enanos, son tannnn... enanos jajajaj
      En fin, a ver si sigo con las otras.
      Besines

      Eliminar
  2. Jo, ni he leído la novela ni he visto la película, pero si dices que merecen la pena me las apunto en sus respectivas listas.
    Respecto al techo, miedito me ha entrado, que tengo un manitas en casa que amenaza con tirar parte de la fachada para hacerla nueva. Y yo sólo de pensarlo me pongo a temblar.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que simpático el manitas. Para mi que le dan clases para dar este tipo de alegrías.
      Tu anímate con las pelis, están bien. Sigo pensando que el director y los de casting tienen un concepto distinto al mío a la hora de pensar en lo que es un elfo, pero bueno.
      Besines

      Eliminar
  3. Lo que me he reído con tu entrada! Aunque me hace maldita la gracia porque esta semana tuve albañiles en casa (solo para un desconchoncito) y cuando se marcharon parecía que una tormenta de arena y polvo había pasado por el salón. Fuerza!!! XD

    PD. El hobbit la dejé de ver cuando empezaron a cantar, algún día tengo que intentarlo de nuevo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo monos que estaban colocando la vajilla a golpe de voz. jajajaj
      Ahora que lo pienso, podían haber venido a mi casa a limpiarla aunque fuera cantando. No sería yo quien le cerrara la puerta al señor Armitage.
      Besis

      Eliminar
  4. ¡Pobre, Cris!
    Te imagino desesperada aguantando a los obreros y la cara de susto al ver después cómo te habían dejado todo.
    ¿No había ni un con el que por lo menos te alegraras la vista? ;)
    No he visto El Hobit, las de El Señor de los Anillos me gustaron pero no me entusiasmaron, aunque si la recomiendas igual la apunto para un rato de esos tontos en qué no echan nada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

¿Sabías que este blog crece gracias a tus comentarios?.
Opiniones diferentes, o iguales, todas tienen su lugar y
disfruto con cada una de ellas.
Venga, anímate. Hagamos este sitio más divertido
¡Besazos!