sábado, 25 de marzo de 2017

Lenta vuelta


Dicen que todo lo que sube tiene que bajar y que para volver hay que irse.  Pues ahora me toca volver, aunque sea poco a poco.

Hace un mes más o menos, anuncié en la página de Face del blog que me tomaría un tiempo. De aquella, las razones eran cierto cansancio personal y hastío general.  

Para mi, mucho de lo que rodeaba el mundo bloger estaba tomando un camino que no era el que más me inspiraba o gustaba.  Además,  por entonces, formaba parte de un  Club de lectura que creamos entre cinco compañeras blogeras y que decidí abandonar al no sentir ya como “un sitio mío”.  Siempre he disfrutado compartiendo ideas, debatiendo, aprendiendo… pero cuando lo que prima es el enriquecimiento propio en detrimento del grupo, cuando algo no me aporta nada a nivel literario ni personal, ese ya no es mi lugar.  Pese a que a la hora de abandonarlo sentí el dejar a allí a tres o cuatro personas que sí me resultan enriquecedoras y a las que agradezco haber conocido.

Algo parecido me ocurría con todo lo rodea el mundo de los blogs.  Esa sensación de querer crecer al modo que sea, copiando estilos, formatos, reseñas… El acercarte a una autora para asegurarte así retuits y seguidores, esas  reseñas positivas sin apenas argumentación… No se, sentía todo tan vacío que decidí parar. 
Y sí, la tristeza me pudo

Pero la vida es lista y cabrona a un tiempo (perdonar “el exabrupto”, pero no hay otra palabra que lo defina mejor)
Muchas veces se encarga de poner las cosas en su justo lugar.  No solo lo hace una vez,  a veces lo hace en varias ocasiones, pero la rutina, las tonterías, las distracciones o lo que sea, consiguen que nuestras mentes se confundan entre memeces.

Este blog siempre ha pretendido ser un lugar de escapada para mi, un sitio donde hablar de los libros que me gustan y de los que no me gustan.  La literatura ha sido mi refugio durante muchos años y el abrir una novela hacía que todo lo de fuera ya no molestara.  El pretender mezclar otras cosas ha empañado el embrujo y eso, lo siento, está de mas.

Así que con calma y poco a poco, cuando la vida de un respiro, este pequeño sitio irá volviendo.  No se si con una entrada cada quince días, dos, o las que sea.  Pero poco a poco habrá algo. Y como siempre, con total independencia, leyendo y opinando libremente.  Y por supuesto, disfrutando de esas voces únicas que siempre dan una luz distinta a todo este mundo.

Gracias a los que habéis esperado y seguís mis entradas.

¡Nos leemos!

Estantes de papel

4 comentarios:

  1. A veces se nos olvida que lo mejor de esto ya lo tenemos: los libros y las personas que encuentras por el camino con intereses comunes.
    Esperando tu próxima entrada con ganas. Dejemos que entre la luz y se lleve toda la oscuridad. ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro muchísimo, de todo corazón!
    A veces en necesario un parón, un cambio de aires...pero algo tienen "nuestros blogs" que hace que cueste desprenderse de ellos, a pesar de esas (pocas) experiencias negativas que a veces, nos llevamos.
    Bienvenida de nuevo! Besotes!

    ResponderEliminar
  3. Me alegra mucho que hayas vuelto. Y que te encuentres a gusto con lo que haces.
    Saludos, Isa

    ResponderEliminar
  4. Me alegra que vuelvas, Cris, no sabes cuanto.
    ¡Mua!

    ResponderEliminar

¿Sabías que este blog crece gracias a tus comentarios?.
Opiniones diferentes, o iguales, todas tienen su lugar y
disfruto con cada una de ellas.
Venga, anímate. Hagamos este sitio más divertido
¡Besazos!