viernes, 19 de junio de 2015

A vueltas con el Chick-lit

Parece que algunas autoras, sobre todo británicas, empiezan a renegar de esta clasificación


Hace un par de semanas, leí una entrevista de Marian Keyes en  la que hacía alusión al cansancio que le producía el que se le encasillara dentro de las escritoras Chick-lit.  Me resultó curioso ya que durante años, ella ha sido una de las máximas representantes de este tipo de libros.
Ahora se han unido otras voces dentro del panorama británico.


¿Qué opinan las autoras?


Marian Keyes dijo en esa entrevista, que el termino Chick-lit era degradante.  Una palabra usada, por los hombres para despreciar algo que gusta a las mujeres o aquello que estas han creado. 
Muchas autoras  no se sienten identificadas con el término "chick", al que consideran frívolo y peyorativo.  Afirman, que no entienden la razón de meter en el mismo saco a toda la literatura femenina de un determinado tono, cuando mucha de ella trata temas tan dispares.   Autoras como Jojo Moyes (con su libro “Yo antes de ti”), Mhairi McFarlane  (con “It´s not me, it´s you") o la propia Keyes, argumentan que sus novelas  tratan temas como la independencia, el trabajo, el alcoholismo, el suicidio asistido, etc,  y por tanto, no entrarían dentro de este “subgénero”.


Para ellas, es lamentable que esto solo pase con las escritoras  y que no se tienda a encasillar del mismo modo las novelas escritas por los hombres.  Creen que, en muchas ocasiones, este encasillamiento les perjudica a la hora de hacer llegar sus libros a otro público más amplio, y que las portadas,  que juegan un papel importante,   están claramente "feminizadas". Moyes cree que el hecho de que sus novelas se vendan en EEUU con portadas mas o menos neutras en lo que a género se refiere la ha beneficiado.  
Mhairi McFarlane  comenta el hecho de que si la novela “One day” de David Nicholls, hubiera sido escrita por una mujer, habría sido tratada de otro modo, aunque su premisa siga siendo la de “chico conoce chica”.   

Keyes ha llegado incluso a pedir, que se deje de usar el término para definir sus novelas.

Opinión


Nunca me gustó el término Chick-lit, más que nada porque creo que puede dar lugar a confusiones.  Lo de chick me lleva a pensar en ropa, tiendas de moda y cosméticos.
Este es el problema de las etiquetas, muchas veces los lectores somos los culpables, necesitamos que nos dejen claro de que género es el libro que estamos mirando y  nos perdemos maravillas.  Muchos lectores no han leído a Keyes por prejuicio, no disfrutando así de su fino sentido del humor capaz de saltar en las situaciones más oscuras.  
Me ha resultado curioso el tema de las portadas, personalmente me encantan las de los libros de Jojo Moyes y aplaudo la decisión de la editorial española de dejarlas con el mismo diseño.  En una época como esta, en la que la imagen es tan importante, la presentación de los libros es crucial y es cierto, que muchos libros de este género,o no invitan a ser leídos  o no reflejan lo que guardan en su interior.  Libros de Keyes o el de Moyes no son exclusivamente femeninos.  Un libro que habla de la desintoxicación, de la depresión, el maltrato, la parálisis, la búsqueda de trabajo, etc no debería tener un sexo determinado.  Quizá Keyes tenga razón a la hora de decir que se intenta encajonar ciertas lecturas, aunque no veo yo a muchos hombres leyendo "Claire se queda sola" ¿volvemos al problema de quién creo el término "chick"? umm... interesante.

Desde luego, lo que si es cierto es, que este tipo de novelas nacieron con cierta polémica y así siguen.


Hasta otra!!!

5 comentarios:

  1. Cris, ¡cúanto me ha gustado el artículo!. Porque dices muchas cosas ciertas y porque hablas de una de mis autoras favoritas, Jojo Moyes a la que nunca se me ocurriría definir como escritora de chick-lit. Y también porque es cierto lo que ocurre con las etiquetas y las portadas. Marian Keyes está en mi lista de pendientes desde... ni se sabe, y no me he animado nunca por sus portadas, a pesar de las reseñas que se encargan de decir que muchas de sus novelas no tienen nada de chick-lit, yo sigo sin animarme... Es absurdo, pero real. Creo que tenemos un problema claro con la manía de encasillar y etiquetar... ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Ainsss, las etiquetas, qué daño pueden llegar a hacer. Ya sabes lo que pienso, y sabes que estas autoras (exceptuando a Jojo Moyes que la tengo pendiente), me gustan, y yo tampoco les pondría ésta etiqueta, aunque es la que siempre he escuchado ;)

    ResponderEliminar
  3. Yo conozco poco el género porque los pocos libros que he leído no eran de un estilo que me gustara, pero me ha encantado el post, Cris.
    Es verdad que se tiende o tendemos a generalizar demasiado y lo hemos visto en más temáticas o géneros. ¿Cuánta gente aun cree que el que dentro de una novela haya una historia de amor, aunque eso sea un 20% del libro, eso equivale a novela romántica?
    Y me han surgido un par de dudas leyendo el post.
    -Lo que dices de Keyes siendo una de las representantes de este tipo de literatura, ¿sus primeros libros sí eran chick-lit y aunque haya evolucionado o cambiado de registro la siguen metiendo bajo esa etiqueta o ella considera que sus novelas anteriores tampoco encajaban en el género (aparte de que no le guste el nombre como tal, digo)? Es que aunque es super famosa nunca he leído nada suyo.
    -¿Y quién cree que la está encasillando? El publico, los críticos, las editoriales... ¿?
    Es cierto que muchas veces las editoriales cuando una temática se pone de moda como sabe que sólo por ponerle esa etiqueta se va a vender, lo hacen aposta lo de meter cualquier cosa bajo un mismo nombre y lo mismo con las portadas. Que son dos cosas que entiendo que a una autora le moleste porque a mi como lectora me pasa lo mismo cuando me venden el libro como una cosa y es otra. Seguro que autoras de renombre como las que nombras no lo han necesitado hacer nunca pero a veces son las propias autoras quienes pretenden pasar su obra como algo que no es, con tal de vender. Pero esto nos daría para otro debate diferente.
    Un besazo, feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mas bien creo que el tema va por el concepto en si. Cuando salieron las primeras novelas de chick-lit, protagonizadas por mujeres de treinta y pocos o veintimuchos con sus trabajos, estudios o todo esto, se instauró el término. Una clasificación equivocada, creo yo.
      Los primeros libros trataban de muchos temas, pero lo de "chick" se quedó. La etiqueta imagino que es cosa de editoriales, no se.
      Los libros de Keyes han evolucionado, pero siguen con patrones comunes.
      Para mi el chick-lit es un tipo de narrativa actual con humor que salió en un momento determinado y no sabían como calificarlo. El termino usado no fue el mas afortunado, desde luego.
      Besines!!

      Eliminar
    2. Es verdad que el termino puede parecer despectivo, porque no suena igual women-lit, aunque también pueda ser una etiqueta muy cerrada (que no todas las novelas sobre mujeres las escriben sólo mujeres y además puede haber hombres que las disfruten), que chick-lit, ¿Vosotras os imagináis la que armarían los críticos si alguien intentara poner de moda el guy-lit o dude-lit o un nombre por el estilo?

      Eliminar

¿Sabías que este blog crece gracias a tus comentarios?.
Opiniones diferentes, o iguales, todas tienen su lugar y
disfruto con cada una de ellas.
Venga, anímate. Hagamos este sitio más divertido
¡Besazos!